El Chapaco.com
PERIODISMO CIUDADANO

Cultura

México, Ciudad de México, 21 de febrero de 1929, nace un hombre que haría reír a generaciones, un hombre que marcaría nuestros corazones de tal manera...

Aunque parezca increíble, Enriqueta Ulloa, una de las cantantes más internacionales y reconocidas de Tarija actuó ayer por primera vez en el Festival ...

Deporte

Tomás Uño Almendrasun entusiasta por el deporte, en la disciplina del atletismo, categoría carrearas cortas y semi largas, viene desarrollando esta ac...

Alemania sorprendió con cuatro goles en pocos minutos. Abrió la cuenta Muller, luego Klose anotó y se convirtió en el mayor goleador de la historia de...

Ciencia y Tecnología

En estos días tan ajetreados en los que no tenemos tiempo para hacer ejercicio y además una época en la que la gente es totalmente dependiente del cel...

Pedir taxi haciendo click en el celular, recibir de inmediato un mensaje con el nombre y foto del chofer, además del número de placa, marca y color de...

"Los políticos no ven a la energía como un instrumento de desarrollo"

2013-12-02

RAFAEL SAGÁRNAGA LÓPEZ / EL NACIONAL

Tras años de formular propuestas para el desarrollo energético e industrial del país, Justo Zapata (JZ) ha cambiado el eje de sus planteamientos. Lamenta las limitaciones de la vieja política y traslada sus esperanzas a una revolución educativa que formule en su desarrollo políticas de Estado. Hace unos días conversó con EL NACIONAL (EN) y urgió ese cambio como base para superar viejas frustraciones nacionales.

EN.- En 2003 se planteaba “gas para Bolivia”, “nacionalización”, “industrialización”. Solamente después vendría la exportación como última prioridad, tal cual lo dicen las nuevas leyes, ¿cuánto de todo eso se ha cumplido?
J.Z.-
En lo que se refiere a la política general, no se cambió de la época de Goni a la de Evo.  Goni priorizó la exportación de gas a Brasil, Evo priorizó la exportación a la Argentina. En términos cuantitativos, a Brasil le exportamos 31 millones de metros cúbicos de gas por día (MCD) y el convenio era de 30. Es decir que vamos más allá de lo pactado. Con la Argentina acordamos mandarle hasta 27,5 MCD, y estamos mandando como 17,5. En cambio, para Bolivia se ha aumentado el consumo, más o menos,  de 6 a 7 MCD, a alrededor de 10 actualmente. Entonces, claramente la política no ha cambiado. Se sigue favoreciendo los proyectos de exportación por encima del empleo del gas como un instrumento de desarrollo nacional.

EN.- ¿Entonces se repite la aplicación de esa frase – axioma de Goni de “exportar o morir”?
JZ.-
En términos de política, no se comprende todavía que la energía en general es un instrumento de desarrollo. ¿Por qué brasileños y argentinos nos compran gas? Mandamos nuestro gas a Sao Paulo y Sao Paulo es la ciudad más industrializada de Brasil, entonces el gas es un instrumento de desarrollo. No nos damos cuenta como país de que la prioridad en energía debe ser Bolivia en lugar de cualquier otro país.
Constantemente las propuestas hoy dicen: “Exportaremos a Chile”, “..a Paraguay”, “al Uruguay”, etc…. En todo el Gobierno de Evo no se ha construido un gasoducto que merezca el nombre de gasoducto que te lleve gas desde el Chaco hacia el interior de Bolivia. Nuestro norte anda abandonado, salvo por un proyecto pequeño de gas licuificado. La gran política no ha variado, seguimos exportando. Y si vemos las condiciones, hasta ahora no se acaban de consolidar las plantas separadoras de líquidos que era lo más elemental por hacer. Son más de seis años de retraso.

EN.- ¿Puede describir ese perjuicio?
 JZ.-
Ocho años que mandamos en los ductos a Argentina y Brasil Gas Licuado de Petróleo (GLP) y gasolinas, es decir el gas rico en líquidos que ellos separan. Mientras tanto, por el otro lado les seguimos comprando gasolinas y GLP a precios internacionales y los vendemos a precios subvencionados. Son miles de millones de dólares que se pierden.
Acá debe haber algo de auto reflexión: es muy fácil que los proyectos de exportación vayan antes que los de industrialización por una sencilla razón: los de exportación son proyectos de las transnacionales y ellas tienen para eso todo lo necesario. Tienen el capital, la gente, los contactos políticos, etc. En cambio, para un proyecto de industrialización no tenemos la gente, la plata, nada…Los políticos más allá de la charla demagógica tampoco tienen la película clara y ahí todos nos aplazamos.

EN.- ¿Qué se puede hacer para superar ese fracaso? ¿Cómo un país supera esas limitaciones e impone sus prioridades a las de las transnacionales? ¿Algo se ha hecho afuera como ejemplo?
JZ.-
Esto no es cuestión de un iluminado, de un caudillo o de un grupo de amigos, que, en realidad, eso son nuestros partidos políticos. Tenemos que ir a una cosa profunda y entrar vía educación. Hay que enseñar cuáles son los problemas del país, como el subdesarrollo, la falta de industrialización, etc. Y luego la solución es industrializar, usar energía, etc. Pero eso requiere de un esfuerzo sostenido de años, de toda una generación. Por eso, hay que tener una propuesta educativa orientada a solucionar los problemas del país. No podemos estar con una educación repetitiva de libros y manuales, mientras se observa gravísimos problemas sociales cuando ésas debían ser las razones de estudio. Es básicamente eso. Hay que preparar una generación, instruirla. Primero, hacer que conozca nuestros problemas. Luego que, como resultado de proyectos de investigación, conozca las soluciones y después pasar a la parte política que implica implementar las soluciones.

EN.- Pero entonces no se les puede reclamar a los actuales gobernantes demasiados resultados por ocho años de gestión.
JZ.-
Claro, pero es algo para aplicarlo ya, que sea, como se dice, “para ayer”. Cuanto más antes empecemos, mejor. Es que si vemos que andamos mal en el diseño de las políticas energéticas y demás, andamos peor en el diseño de la política como instrumento que debe sacar a toda una sociedad adelante. Ahí es donde hacemos aguas, igual que en otros rubros, y es un problema de educación. En resumen no ha cambiado prácticamente nada desde Goni hasta hoy.
Ahora esto no es sólo de Bolivia. En casi todos los países latinoamericanos surgen estos arrebatos de nacionalizaciones, etc. y luego empiezan a retroceder, y se acaba donde se empezó. Es como alguien dijo alguna vez: “Las salas de las transnacionales están llenas de las pieles de los tigres nacionalizadores”.
Para realmente cambiar de políticas se debe preparar mucha gente, en las partes técnica, política, legal… Ya no se puede seguir como siempre fue nuestra política, cosa de un caudillo y sus amigos. Eso ya no va más. Se necesita organizar a la sociedad en su conjunto. Todos tenemos la obligación de hacer política o contribuir a que se identifiquen políticas y a implementar esas políticas. No se debe quedar en rol pasivo viendo y adivinar qué hacen, para que luego nos defrauden. Y pienso que no es tanto por la mala intención de ellos o porque quieran engañar y no ser fieles a sus promesas.

EN.- Pero en específico, mientras tanto o a la vez, qué hacemos con los problemas de energía. De hecho no se están descubriendo nuevas reservas y, al parecer, hay la amenaza de un agotamiento en el horizonte.
JZ.-
Tenemos las condiciones óptimas para no enfrentar problemas de energía. Me explico: por ejemplo, el mayor potencial energético que Bolivia tiene es hidroelectricidad. Desde México hasta Argentina, la potencia que podría generar la energía hidroeléctrica llega 960 mil mega wats  (MW). Como ejemplo, toda Bolivia consume hoy 1 MW, es decir, como el 1 por mil. Ahora de esos 960 mil MW Bolivia posee la segunda reserva de todo ese potencial, después de Brasil que tiene ríos muy caudalosos. En cambio Bolivia cuenta con ríos no tan caudalosos, pero tenemos las alturas. El agua que cae y genera la hidroelectriciadad. En La Paz, por ejemplo, todo es hidroelectricidad. Y apenas hemos aprovechado el 5 por  mil de ese potencial hidroeléctrico. En principio, en todos los pequeños pueblos donde hay caídas de agua se puede poner una bombita o generador. Y se puede tener iluminación en todo lado, energía para hacer pequeñas industrias, pero eso no hemos tocado. Ésa debía ser la prioridad.

EN.- ¿No estaría eso afectado a futuro por el cambio climático y la desaparición de los glaciares?
JZ.-
Pese al deshielo, de todos modos, el ciclo solar sigue. Como hay más calor, se evapora más agua y esa agua cae, llueve más. No quedará congelada en las alturas, pero sí se acumulará en otras formas. Como siempre hay las pendientes, habrá la caída, aprovechable. Debía ser una prioridad, es energía renovable.
Incluso, para evitar que grandes presas generen problemas ambientales,  se puede tener minipresas, tal cual pasa en Zongo. En suma se podría energizar todo el país con hidroelectricidad. Pero no hacemos eso porque estamos subvencionando la energía térmica. Exportamos a Argentina el Millón de BTU de gas a 10 dólares. Sin embargo, por ejemplo, en Santa Cruz la planta termoeléctrica de Guaracachi usa gas al precio de un dólar el Millón de BTU con gas subvencionado. Contra eso no puede competir ningún otro sistema de energía. Es entonces una barbaridad que un país con tanto potencial energético, sea hidroeléctrica, geotérmica, solar, eólica  no la aproveche. Incluso se desprecia el aprovechamiento del litio como complemento.
En lugar de usar esas energías estamos quemando nuestro gas.  El gas deberíamos usarlo para la petroquímica o como energético para la industria.

EN.- ¿Cuál el valor de ese no aprovechamiento del potencial energético boliviano?
JZ.- En todo proceso industrial se necesita energía y eso debíamos entender: que la energía es un insumo para cualquier iniciativa industrial. Entonces una política de desarrollo industrial, además de ver todo el tema de la petroquímica debía valorar que tenemos energía barata, la térmica por ejemplo,  y atraer industrias para que usen y aprovechen esa energía barata.
Como ejemplo, en EEUU, en Brasil, Chile el Millón de BTU para las industrias está a 15 dólares. Mientras tanto, acá está en 1,70 dólares, ¡casi 10 veces menos! Entonces, por ejemplo, acá se podría fabricar cemento mucho más barato que en el exterior. Pero, por ejemplo, hay toda una pelea entre Potosí y Oruro por una cantera, pero no hay energía para hacer ese cemento. Si no hay energía, se olvidan de la fábrica. Otro caso: en Uyuni la electricidad se producía quemando diesel, carísimo, me parece que sigue igual. No había caso de que haya siquiera buen servicio de agua caliente. Algo elemental para el turismo en una zona con tanto potencial.
Teniendo electricidad en base al gas allá el polo turístico se dispara, habría hoteles de 5 estrellas, etc. Pero los pobres turistas hoy no pueden ni bañarse. Impresiona la falta de planificación.

Hasta ahora no entienden nuestros gobernantes que la energía es un instrumento de desarrollo. No valoran cómo en Oriente Medio hay guerras por acceder a los recursos energéticos, en cambio acá se mueren por exportarla. Toda industria requiere de energía. Si el Estado pusiese en El Alto u otras partes del país, energía en base a gas de 1,70 dólares por MPC, entonces seguro que vienen industrias. Y seguro tras un tiempo se industrializa el país.

Por ejemplo, toda la explotación de El Mutún, se paró por falta de energía. Se necesitaba 10 millones de MCD, pero no había. Esa cantidad estaba siendo exportada. Pero claro, exportar no requiere mayor esfuerzo. Sólo basta dar la dirección de la cuenta dónde se deberá depositar el dinero que se paga por la importación.

EN.- ¿Y qué se pude destacar de lo hecho por el actual Gobierno en materia energética?
JZ­.- El cambiar el proyecto de exportación de gas a EEUU por el de exportar gas a la Argentina. Hacia Estados Unidos el proyecto iba a generar 150 millones de dólares al año por sacar 37 millones de MCD más una cantidad de barriles de petróleo, más de lo que exportamos a Brasil. Esos 150 millones eran por concepto de regalías, no había IDH.
Ahora, la misma cantidad de gas exportada sólo a Argentina genera 2.200 millones de dólares, es decir, 15 veces más.
Sólo IDH implica 1.000 millones de dólares más. Ahora este IDH se lo aprobó en el Gobierno de Carlos Mesa, fue aprobado en realidad por Hormando Vaca Diez en el Congreso.
Al comienzo del Gobierno de Evo hubo un impuesto adicional del 32 por ciento, en la gestión de Andrés Soliz Rada, pero al año, esa medida se suspendió.

EN.- El referente era el proyecto Atlantic LNG, en Trinidad y Tobago, ¿cómo les ha ido a ellos?
JZ.- Les va mal. En la época del Atlantic LNG y el Pacific LNG no se preveía la era del gas de esquisto. Trinidad y Tobago tiene hoy que competir con ese precio que varía en 3,70 y 4 dólares el millón de BTU. Y su nivel de reservas le queda apenas para 8 años. Bolivia tenía que ser como Trinidad y Tobago, para el Pacífico. Hubiera sido un fracaso total. De eso nos iban a dar el 18 por ciento, 18 centavos contra 5 dólares que mínimamente recibimos hoy, implica 20 veces más. Pero sabemos bien que ese fue un logro más de la gesta de octubre que del Gobierno de Evo.

Ahora hay toda una campaña para indicar de que no hay reservas y que se debe modificar la Ley de Hidrocarburos. Ya se plantea que se postergue por cinco años tanto IDH como regalías para los megacampos nuevos y tres años para los pequeños. Pero, ya sabemos cómo “los campos viejos se vuelven nuevos”. Basta recordar lo que hizo en el Gobierno de Carlos Mesa con el megacampo San Alberto. “Legalmente era nuevo”, pero “técnicamente era antiguo”.

EN.- Ahora que se habla tanto de la agenda del Bicentenario, ¿qué se puede plantear como proyecto estrella en el tema energético?
JZ.-
En todos los países los partidos políticos están haciendo aguas. Lo fundamental en este nuevo siglo, más que lanzar pantallazos, es plantear nuevas formas de hacer política. Es ahí donde se debe poner el mayor énfasis.
 


Perfil:
Justo Zapata Quiroz es ingeniero químico. Tiene el grado de Doctor Ph.D. en Química Inorgánica en Kansas State University – Estados Unidos. Ejerce la cátedra de Química Inorgánica en la carrera de Ciencias Químicas de la Facultad de Ciencias Puras y Naturales de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) desde 1978. Ha sido coordinador de la Maestría en Ecología y Conservación del Instituto de Ecología de la UMSA. Adicionalmente desempeña funciones en el Centro de Promoción de Tecnología Sostenible (CPTS) donde se han generado decenas de proyectos de desarrollo. También destaca como analista en temas energéticos, materia en la cual se ha especializado.
 

Coméntanos en FaceBook

Este diario es un espacio abierto para toda la ciudadanía que desee comunicarse o transmitir información de su barrio, de su zona o de su ciudad.
Envíanos tu noticia o tu opinión que con gusto las publicaremos.

Envia tu nota desde aquí

Foto de la semana

Galeria de Fotos

Leoni Manrique Antequera

Leoni Manrique Antequera
Ver album

Erich Conzelmann

 Erich Conzelmann
Ver album

Últimas noticias

Opinión

Los bolivianos deberíamos suscribir un manifiesto en defensa de la integridad de la quinua, ahora que la desquician los infectados por el virus de la ...

Libertad econ?mica y educaci?n

Armando Méndez Morales.- Hegel, como todo filósofo tuvo sus aciertos y sus planteamientos están siempre en discusión. Tanto la dialéctica hegeliana co...

Inicio

Local /

Nacional /

Mundo /

Deporte /

Tecnologia /

Cultura /

 

 

Esta iniciativa se desarrolla con el apoyo de: