El Chapaco.com
PERIODISMO CIUDADANO

Cultura

México, Ciudad de México, 21 de febrero de 1929, nace un hombre que haría reír a generaciones, un hombre que marcaría nuestros corazones de tal manera...

Aunque parezca increíble, Enriqueta Ulloa, una de las cantantes más internacionales y reconocidas de Tarija actuó ayer por primera vez en el Festival ...

Deporte

Tomás Uño Almendrasun entusiasta por el deporte, en la disciplina del atletismo, categoría carrearas cortas y semi largas, viene desarrollando esta ac...

Alemania sorprendió con cuatro goles en pocos minutos. Abrió la cuenta Muller, luego Klose anotó y se convirtió en el mayor goleador de la historia de...

Ciencia y Tecnología

En estos días tan ajetreados en los que no tenemos tiempo para hacer ejercicio y además una época en la que la gente es totalmente dependiente del cel...

Pedir taxi haciendo click en el celular, recibir de inmediato un mensaje con el nombre y foto del chofer, además del número de placa, marca y color de...

Esa perversa "cultura chupística"

2013-09-04


Por: Patricia Ibáñez Molina
Se habla mucho sobre la cultura alcohólica en Tarija, el consumo de bebidas espirituosas no es para nada extraño en un departamento que destaca por su producción vitivinícola, por otra parte el sociabilizar entre familiares y amigos en la mayoría de los casos incluye una copita para motivar los ánimos y garantiza la diversión.

No resulta novedoso ver a una persona visiblemente afectada por el consumo de alcohol, manifestando comportamientos muy diferentes a los que tendría sin esta influencia, es así que los vemos alocados, divertidos, parlanchines, pero también los hay llorones, deprimidos y los de temer son los agresivos.
Cabe aclarar que estos comportamientos no diferencian género pues las mujeres son ahora vistas con más frecuencia en estado etílico, bien sea leve o fuerte, manifestando los mismos comportamientos ya descritos, “cosa que no se veía antes”, según comentan las abuelitas.
Bueno es decir que no es la intensión hacer un juicio de valor sobre lo bueno o lo malo del consumo medido o desmedido de las bebidas espirituosas, cada quien puede ser responsable de su vida, pero ¿serán acaso responsable de su comportamiento?
El consumir una copa, dos, tres o una botella causa de por si diferentes estados de embriaguez, donde la persona llega a desinhibirse y actuar diferente, aún cuando quiera asegurar que bebió muy poco innegablemente tendría que demostrar algún tipo de influencia en su conducta.
Así lo asegura la psicóloga, Marlene Rollano, jefe del departamento de prevención, del Instituto Nacional de Tratamiento e Investigación de Drogodependencia (Intraid), explicando sobre los niveles de alcohol en sangre y los efectos que conlleva en el organismo y la conducta, aclarando no obstante que la tolerancia al alcohol o el estado de ánimo influye mucho para que se manifiesten diferente efectos por este consumo.
“Lo cierto es que, como ocurre con cualquier otra droga, consumir bebidas alcohólicas trae consecuencias y efectos muy adversos a corto, mediano y largo plazo, incluso con el consumo de pequeñas cantidades”, indicó.
Entre los principales efectos perturba la razón y el juicio, retarda los reflejos, dificulta el habla y control muscular, provoca pérdida del equilibrio, dificulta la capacidad de reacción, disminuye la agudeza visual y auditiva, esto en lo que se refiere a los efectos leves ya que un exagera ingesta puede ocasionar, pérdida de conocimiento, dificultad en la respiración y causar la muerte por coma etílico.
Advertidos todos sobre las consecuencias, abordamos el tema desde algunos testimonios sobre los más alocados, divertidos y extraños comportamientos de algunos tarijeños que identifican conductas propias y ajenas sobre la influencia del alcohol en la cotidianidad de la vida.

Etílicos sexis

Al parecer para muchas personas el estar con copitas demás produce una sensación de bienestar físico que se manifiesta de una forma “sensual” los hay bailarines que se contorsionan al ritmo de la música y están quienes se sienten muy interesantes para comenzar a abordar en la conquista.
En este particular estado son los hombres los más acusados de considerarse extremadamente sexis cuando muchas veces no pueden ni pronunciar palabra o fijar la mirada, así lo expresan Jenny y Zulema, divorciadas y parte de un grupo autodenominado “El club de las divorciadas”.
Este grupo de 8 amigas, suele reunirse para salir en las noches en busca de sana diversión, reír, bailar y tomar algunas copitas, “ahora menos porque ya pasamos la etapa de ahogar las penas”, comentan divertidas.
“Es inevitable que un grupo de mujeres solas sean abordadas por esos que se toman un poquito y se sienten muy irresistibles,  tampoco es que lleguen al extremo, con decirles ‘no gracias’ suele ser suficiente, aunque también están los que intentan hacer creer que no están borrachos aunque es obvio que si lo están”, asegura, Zulema.
“Algo que siempre me causa mucha gracia es el esposo de una amiga, que cuando está poquito tomado comienza a bailar muy hecho al sexi, mi amiga es muy tímida pero su esposo es de los divertidos simpáticos así que no lo reprime, algunas veces llega a perder el equilibrio, aunque a cualquiera le pasaría bailando en cuclillas”, comenta Jenny.

Efecto depresivo

La borrachera puede ser molesta para el que sólo es testigo, es el caso de Lidia que no consume bebidas alcohólicas, pero debido a su trabajo para preservar el cargo con este tema de que todo es campaña en la universidad pública, debe acudir a ciertos eventos y reuniones, explica.
Al no beber es la testigo idónea de cómo se va modificando el comportamiento de sus colegas, en el caso de las mujeres, la mayoría se pone a bailar y al “catarreo”, porque los esposos hacen un grupo aparte para beber, comenta.
“Muchas veces me toca escuchar las grandes penas y decepciones amorosas, hablan y no paran de comentar sobre lo mal que les va y esto puede ser bastante molesto, no por no ser solidaria con el dolor ajeno, sino porque llega un momento en que cansan”, aseguró.
Mauricio, se declara un deprimido acabado, “no bebo con frecuencia, porque además siempre me produce un estado anímico muy negativo, me siento mortificado y no es que sea una persona depresiva, pero el alcohol me causa ese efecto”, aseguró.

Sociables y desinhibidos

Cada quien vive en su mundo aparte cuando de beber se trata, para Jorge el tema termina en canto, si bien este amor por el escenario es compartido por mujeres y hombres divos del entretenimiento, para algunos el momento realmente requiere de la escenografía y el telón adecuado de fondo.
“Tengo una amiga que en un momento de la tertuliada, siempre e infaltablemente, comienza a crear su escenario, baja las luces, les pone filtro rojo, desaparece un momento y retorna vestida y producida para cantar e interpretar a Isabel Pantoja”, comenta.
De igual forma está el caso de la que desborda energía y se siente la mujer araña, “muy intrépida, hay que cuidar de que no se haga daño porque además comienza a desafiar a los amigos para ver quién es más diestro, más rápido, más fuerte, se pondría a hacer flexiones  y no sería tan malo, lo preocupante es cuando quiere hacer parapente o tirolesa ahí dan ganas de amarrarla”, añade.
En esta primera fase el alcohol produce alegría, la persona puede ser más sociable y desinhibida demostrando mayor capacidad para relacionarse, explica la directora de Intraid, “sin embargo el alcohol es un droga eminentemente depresora, el efecto se va viendo a medida que se aumenta el  consumo, los reflejos se van entorpeciendo, surge la incoherencia verbal,  luego la agresividad,  si sube la ingesta del alcohol se puede llegar a una tercera fase de riesgo mortal porque desaparece el temor al peligro, por último por sobredosis se puede llegar a la muerte”, manifestó.
Desinhibirse  sexualmente es también parte de la primera a segunda fase del alcohol que es una droga estimulante, pero pasar de una euforia muy alta a una depresión encierra a la persona en un círculo vicioso donde dura muy poco la sensación de alegría extrema.
“De pronto pasa el efecto y viene una depresión, la culpabilidad y la vergüenza, sea cual sea la frecuencia el beber favorece a las conductas de riesgo”, aseguró la psicóloga, Marlene Rollano.
 

Coméntanos en FaceBook

Este diario es un espacio abierto para toda la ciudadanía que desee comunicarse o transmitir información de su barrio, de su zona o de su ciudad.
Envíanos tu noticia o tu opinión que con gusto las publicaremos.

Envia tu nota desde aquí

Foto de la semana

Galeria de Fotos

Leoni Manrique Antequera

Leoni Manrique Antequera
Ver album

Erich Conzelmann

 Erich Conzelmann
Ver album

Últimas noticias

Opinión

Los bolivianos deberíamos suscribir un manifiesto en defensa de la integridad de la quinua, ahora que la desquician los infectados por el virus de la ...

Libertad econ?mica y educaci?n

Armando Méndez Morales.- Hegel, como todo filósofo tuvo sus aciertos y sus planteamientos están siempre en discusión. Tanto la dialéctica hegeliana co...

Inicio

Local /

Nacional /

Mundo /

Deporte /

Tecnologia /

Cultura /

 

 

Esta iniciativa se desarrolla con el apoyo de: